Blogia
Blog de Literatura Infantil y Juvenil

Consejos para nuevos y viejos lectores. (2)

El silencio, la tranquilidad del silencio, es una de las piezas claves o un elemento básico para la lectura, aunque el avezado lector sea capaz de insonorizarse delante de la tele o de la radio, salvo en berridos, gritos, fugas y persecuciones policiales que doblan o triplican el volumen de la trama de la película en el aparato. Aunque esto sea posible, deberíamos plantearnos el completo silencio o el silencio sólo roto por música clásica o de relajación, para una buena concentración y seguimiento del libro a leer.

 

Idílico sería alrededor de una camilla, a los pies de una gran chimenea, al lado de una ventana donde pudieras alternar indistintamente la mirada a las hojas del libro y a la naturaleza del paisaje. Sentado en una banca a la puerta de una casa de pueblo, al amanecer con los cantos del gallo y primeros trinos de los pájaros, al atardecer con la puesta del sol; en la ribera de un río tumbado sobre fresca hierba,…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Rocío Varela -

Y ¿por qué no? En verano, cuando estás de vacaciones: en un país lejano, en el que el único idioma que entiendes es el de un libro, que llevas en tu maleta de sueños viajeros.

Marga -

Allá donde uno se sienta cómodo y tranquilo que en definitiva es lo que nos trasmite el silencio: tranquilidad.
Estoy totalmente de acuerdo con vosotros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Alberto -

Apoyada la espalada en un árbol de tronco milenario, con una brisa suave que mueva el rubor del cabello en la cara del lector.

Javier -

Y también en una vieja biblioteca pública con grandes mesas de madera envejecida. Donde miles de lectores han dejado "su recuerdo"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres