Blogia
Blog de Literatura Infantil y Juvenil

CUENTOS POPULARES EN INFANTIL.

 

CUENTOS POPULARES EN INFANTIL.

A la hora de seleccionar el cuento, el maestro de EI debe buscar el tipo de literatura adecuada desde razones psicológicas, pedagógicas y socioculturales. Teniendo esto en cuenta, surge el interrogante de si se deben contar y utilizar o no en la EI los cuentos populares.

Somos conscientes que los cuentos populares al estar narrados e inventados en otro tiempo ponen de manifiesto no sólo formas de ver la vida de entonces, sino que airean una serie de valores propios del momento histórico y que pueden chocar frontalmente con las intenciones educativas de hoy.

Pero, a pesar de ello, los cuentos populares se deben contar ya que son cuentos con una gran riqueza cultural y son conocidos por toda la sociedad . En ellos siempre gana “el bueno” y siempre gustan si se conserva su misma estructura ya que todos tienen un mismo esquema.

Os animo a que utilicéis en el aula “cuentos de siempre” y echéis un vistazo a la colección de cuentos tradicionales que tiene la editorial Kalandraka. Son originales adaptaciones de cuentos populares como Garbancito , La ratita presumida, El gato con botas, Los siete cabritillos… que conjugan el sabor tradicional con el mundo actual.

Noelia

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Mamen -

Puede ser que "los cuentos clásicos" no se adapten a los tiempos que hoy en día vivimos, pero es una realidad que forman parte de la literatura infantil, incluso sean la base de ésta, ya que tienen todas las características necesarias para ser tratados en nuestras aulas de infantil.
Por una parte, ponen a nuestros niños ante personajes con unas determinadas cualidades físicas y psicológicas que interactúan socialmente hasta que se produce un conflicto, tal y como sucede en la vida real. Como bien dice el compañero en nuestra sociedad existen "las ratitas presumidas", " el lobo de los siete cabritillos", etc historias que en definitiva proporcionan seguridad afectiva y emocional a los más pequeños así como confianza, ya que siempre existe un conflicto que termina en final feliz o siempre gana la bondad ante la maldad y es que en esta vida no siempre tiene porque triunfar "el malo" y eso nuestros niños tiene que saberlo.
Por otra parte, estos cuentos poseen unos rasgos lingüísticos precisos como el "érase una vez", estrebillos que se repiten... Rasgos propios de este género que sirven para que el alumnado aprenda a valorar la belleza literaria y para enriquecer el vocabulario.
No olvidemos que estos también poseen una estructura clara (inicio, desarrollo y final) que ayuda a los más pequeños a estructurar el tiempo.
En definitiva, estas características no son más que razones que justifican el tratamiento de estos cuentos en nuestras aulas no solo por su valor educativo sino por los vínculos afectivos que nos permiten desarrollar, y es que ¿quién no recuerda con cariño estos primeros cuentos y a quién no los contaba?

Alberto -

Rizar el rizo es lo que se puede y se debe dejar de hacer pensando que la literatura "de años a" está en completo desacuerdo con los tiempos actuales. Matemos también a nuestros abuelos, pues son de otra época y otras actitudes. Los libros tuvieron su época, pero son tradición, son nuestra cultura y existe un fondo que a veces no se consigue ver o entender. ¿Es que ratitas presumidas no hay en la actualidad? Tal vez no se compren un lazo nuevo, tal vez se lo gasten en cirugía. ¿La ratita encontraba siempre un impedimento para casarse con uno u otro, buscando al más galán? ¿No es real? ¿No es actual que algunos mojigatos se dejan llevar por el aspecto exterior y después vienen los problemas, como la ratita con el gato que se casó? ¿No hay casas de paja, madera y ladrillo? Tal vez la de paja y la de madera sean de los inocentes que sufren ante el despiadado capitalismo, la inmigración, la pobreza,...? Prefiero deleitarme con un cuento que acaba bien, a sufrir con una historia que acaba mal, como la vida misma. ¿Criticamos un libro clásico y nos olvidamos de las telenovelas, de la princesa del pueblo, de los programas de mala leche, de las películas americanas, ahí sí que ganan los buenos y mueren los malos? La literatura es literatura, se mire por donde se mire; hay otras cosas más bastardas que asumimos y nos comemos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres